rosafermu

rosafermu

jueves, 26 de julio de 2012

VOLVER A LOS DICISIETE - Capítulo SEPTIMO



Puntual a su cita, Carmina llegó al restaurante donde había quedado con Ramón.  Ël ya había llegado y la aguardaba tomando un Martini

-- Carmina-  alzó el brazo para llamar su atención

Carmina se dirigió hacia donde el maitre le había indicado que la aguardaban

--¡ Hola, Ramón ! ¿ cómo estás?

--Yo, bien. A tí no hace falta preguntarte. Te ves espléndida. ¿ Quieres tomar algo?

-- Si. Lo mismo que tú

Ramón llamó la aención del camarero y le pidió un Martini seco.  Mientras lo servían,  Carmina preguntó a Ramón




-- Y bien ¿ qué querías hablar conmigo ?

-- Que conste que estoy de tu lado y me alegro enormemente que retomes tu vida, pero... También me preocupas.  Te quiero mucho, ya lo sabes, y me da miedo que la vida te vuelva a maltratar

-- Sé que me quieres y por eso accedo a hablar de mi intimidad como si fueras un hijo, que es como yo te considero.  A tí si puedo contártelo, pero no a Raquel.  me da miedo su reacción, por eso lo voy demorando, aunque sé que tarde o temprano tendré que hablar con todos vosotros.

-- ¿ Quién es, Carmina ?

-- Es un prestigioso abogado, de mi misma edad. Con él he sabido lo que es tener ilusión de nuevo. Me alaga, me quiere y estamos a gusto juntos. Quiere casarse conmigo, pero le he rechazado porque sé que de hacerlo perdería a mi familia, y sois demasiado importantes para mi.  Mientras tanto, vivmos, simplemente. Vamos al cine, al teatro, hacemos algún que otro viaje y... si tenemos oportunidad,  nos acostamos juntos. Ya lo sabes todo.  El otro día nos vistes cuando salíamos de cenar; paseábamos simplemente.  Lo que queremos es estar juntos.  Yo dejé atrás mi juventud demasiado pronto y sabes de sobra las circunstancias últimas de mi matimonio... Ël me infundió las ganas de vivir, me valora. A su lado no soy una mujer florero, soy simplemente su compañera. He de decirte que es soltero y ha corrido muchas aventuras, pero a nuestra edad necesitamos cariño y sosiego. Yo gozo de vuestro cariño, pero necesito algo más... Si no fuera por Manoli hace tiempo me hubiera hundido en una depresión.  Mi vida de casada ha sido frustrante debido a la época que me tocó vivir. No culpo a nadie. Era la vida de entonces, pero ¿ te imaginas a los cuarenta años, cuando estás en plena ebullición sentirte abandonada por una chica que podía ser su hija?  No lo quise ver antes, pero el mazazo que recibí cuando me enteré  de la causa de su fallecimiento, fué demoledor.  Raquel no lo comprende; ella amaba mucho a su padre y si yo cambiara de forma de vivir, me consideraría... no sé, como a la esposa indigna que olvida a su marido, a pesar de los años de luto transcurridos y a pesar de que como marido dejaba mucho que desear.  Me negaba la intimidad del matrimonio. Siempre tenía una excusa, pero la verdad es que lo hacía porque encontraba la satisfacción en otra cama. ¿ Comprendes ahora el porqué de esta nueva ilusión? Porque he vuelto a la juventud, siento como cuando tenía los años en que perdí la ilusión. Y ha renacido a mis cincuenta y seis, pero me siento joven, viva, ilusionada.  Con él soy feliz en todos los sentidos... ¿ me entiendes ? aunque sé que no durará, que es imposible...  Raquel me dará a elegir, estoy segura...


--¡ Carmina ! no conocía tus pensamientos ni tus desengaños, y ahora te admiro aún más. Siempre estaré a tu lado y estoy seguro que Luis También. Manoli por descontado, así que ya somos tres contra dos... Pero, debes decírselo a las chicas...

-- Ya lo sé. Pero me da miedo...

-¿ Quieres que hable con Raquel?   Alicia es más dócil y compensiva...

--Si, pero ella apoyará a su hermana. Esoy segura.

Ramón trató de convencer a Carmina para ser su avanzadilla, pero ella insistió en que debería hablar directamente y para ello se decidió para el domingo de esa semana, se reunirían a comer y entonces a los postres hablaría con ellos.

Se despidieron y Ramón la abrazó con cariño y respeto. Más que nunca admiraba a esa mujer que no había sido feliz y que cuando llamó a su puerta tiene que luchar contra la incomprensión de una hija egoista e intolerante.  Si necesitaba su apoyo,  él se lo daría sin dudarlo.  Decidido se encaminoó hacia la calle Serrano, lugar en dónde Adolfo tenía su despacho.  Hablaría con él.

Entró en una cafetería para hacer tiempo hasta que llegase la hora  de entrada al bufete.  Subió a la planta del despacho y se presentó a la secretaria que le recibió

-- Dígale a D. Adolfo que soy Ramón, el yerno de Carmina

Fué recibido inmediatamente.  Ambos hombres se estrecharon las manos.

--¿ Quieres tomar algo ?

-- Un café, por favor. Acabamos de comer Carmina y yo

--Ya... ¿ Sabes lo nuestro, pues?

--Si. Os vi la otra noche. Me alegro por ella. Se la ve más feliz desde que te conoce y eso me alegra. Merece ser feliz. Es muy buena y cariñosa. Es capaz de dar amor a manos llenas, pero también precisa recibirlo y no siempre ha sido asi.  Te vengo a hablar de mi mujer, Raquel. Es buena madre, amante esposa, pero demasiado rígida con su madre.  El "accidente" de su padre le rompió muchos esquemas, no lo entendía y culpó de todo, inconscientemente,  es verdad, a su madre... ¡ Pobre Carmina !, la más inocente de todos.  Aún no ha asimilado que su padre no volverá y que su madre merece ser feliz y que no por eso deja de respetar a su padre.  Quiero que sepas que nos ha emplazado para el domingo, y que contará a todos vuestra relación.  Deseo y confío que todo saldrá bien, pero... Raquel es muy testaruda...  Ella te pondrá al corriente sin duda.  Quiérela y protégela, porque si todo sale mal, mucho me temo que tomará una decisión que no os conviene

Se despidieron y Adolfo se quedó con la sensación de que estaban en el filo de una navaja y la más vulnerable, Carmina, se enfrentaba sola a su familia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario